Cada 23 de junio el Instituto Cervantes
celebra “el día e”, y propone a los casi 500 millones de personas
que hablamos este idioma, que elijamos nuestra 
“palabra preferida” de entre las 80.000 que contiene el DRAE. Yo
recuerdo haber participado en dos ocasiones. Un año voté por la palabra
“caracola”, pues me despierta alegría. Y otro año por
“sonrisa”, porque me despierta pues… eso, lo que es.

Así que cuando entré en la nueva instalación del Museo Guggenheim Bilbao, y me
vi rodeada por once sonrisas, me vino a la mente el motivo por el que en su
día voté por esta palabra. En medio de esa sala, casi vacía,
bajo una estudiada luz, sentí pura felicidad y alegría (pese a que no había
ninguna caracola por allí cerca, creo ;-).

Guggenheim Bilbao_sonrisas_alez katz_por art_selección III



El pasado miércoles 13 de marzo  tuve la
oportunidad de visitar ‘Selecciones de la colección del Museo Guggenheim Bilbao
III’
de la mano de su comisario, Álvaro Rodríguez Fominaya. Estas nuevas adquisiciones
de la fundación son todas ellas obras vinculadas con el arte pop: cuadros de
Jean-Michel Basquiat, Gilbert & George, Sigmar Polke, Robert Rauschenberg,
James Rosenquist y Andy Warhol complementados con obras en soporte audiovisual

Pero al otro lado del atrio es
donde se encontraba lo que para mí fue, en esta visita, ‘la joya de la corona’:
“Sonrisas (Smiles, 1993-94)”, de Alez Katz. Su obra
(he encontrado esta página donde venden sus reproducciones) se podía entender (sin ser yo una experta… solo hablo como alguien curioso
con ganas de disfrutar) como el ‘refinado’ arte pop. Las once sonrisas no se
reproducen mecánicamente, ni serigrafía ni fotografía… Son
cuadros pintados, aunque la simplificación de los volúmenes de estas once chicas
puedan recordar al arte pop. Los ojos de las protagonistas están a la altura de los del espectador, descentrando el lienzo… asemejándose a la gracia/imperfección de
las fotos de fotomatón.
 

Pero todo lo que yo os pueda contar
aquí es poco comparado con lo que disfrutaréis cuando la visitéis. Yo os animo a
ello.
Once sonrisas te esperan en la sala 105 del Guggenheim Bilbao.
;-)))))))))))

*Si quieres leer una bonita (y diferente) experiencia en el Guggenheim clic aquí. Pero si lo que te encanta es la pintura, no dejes de hacer clic aquí. 🙂
 
pd: Puedes dejar tus comentarios, tanto si vives lejos y te he ‘acercado’ esta exposición (cosa que me alegra enormemente) como si ya la has visitado. Cuéntanos si también te gustó, o si por el contrario, ‘esas sonrisas te dieron miedo’… no serías el primero en decírmelo 😉 A mí también me encantará leerte. También en twitter o en mi mail.
 
En reharq* no practico ni creo en ‘el corta-pega’. Valoro los trabajos de investigación, las fotografías y las opinones de los demás como si fueran las mías. Por eso siempre, nombraré y recomendaré la fuente, en el caso de que me base en material que no sea de mi propia autoría. ¡Haz tú lo mismo si compartes contenidos de este blog! 🙂
2 comentarios
  1. unpaisdecolors
    unpaisdecolors Dice:

    Otra entrada genial y muy bien editada! Realmente dan ganas de visitarlo de nuevo. Yo ya hace 7 años que fuí y tengo ganas de volver. Es un museo caro, pero vale mucho la pena. Especialmente recuerdo que la sala de las enormes caracolas de metal.Fué mi preferida.
    Muchos ánimos!
    PD: eres muy buena comunicadora 😉

    Responder
    • Libe_reharq
      Libe_reharq Dice:

      Muchas gracias, Marc.
      Voy a memorizar este comentario cargado de motivación para cuando las 24 horas del día no sean suficientes para escribir los post, 😛
      Cierto, es un museo muy caro. Prueba en 'ocio x la cara' del Diario Vasco. Sortean entradas (y tocan, doy fe) y éstas se recogen en la taquilla el día que vayas al museo con el DNI.

      ¡Celebro que te haya gustado la entrada! Hasta otro día,
      Libe

      Responder

La sección de comentarios es toda tuya

A mí también me encantará leerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *