Se abre el telón. Aparecen cuatro personas que vibran con el patrimonio sentados en una terraza junto a la Catedral de Burgos y alguien dice: “¡¿y si nos llevas a uno de tus lugares favoritos de Burgos?!”.
Se cierra el telón. Aparecemos en la Cartuja de Miraflores, un tesoro entre árboles al que llegamos tras una carretera de curvas.
WOW” -dicen ellas al unísono- “cómo es posible que desconociéramos la existencia de este lugar. Gracias por descubrírnoslo”.
cartuja de miraflores_burgos_patrimonio_ruta no turistica
Hoy, 16 de noviembre, fecha en la que el flamenco fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la  Unesco, es el día instaurado en España como Patrimonio de la Humanidad. Marca España. Y olé.
Así que no he encontrado mejor motivo para volver al maravilloso ruedo bloguero, y nada más y nada menos que con la Cartuja de Miraflores en Burgos, un edificio que alberga buena parte de un período de la historia de España.

cartuja de miraflores_burgos_patrimonio_ruta no turistica_monjes cartujoscartuja de miraflores_burgos_patrimonio_ruta no turistica_atrio de entrada_reharq

En la Cartuja de Miraflores huele a incienso y a culto religioso. Se respira paz y ‘aires frescos’.Cánticos.

Meditan. Son los monjes cartujos  y es que nos encontramos en el patio de entrada de su monasterio.

Combinan este espacio de culto en una zona reservada únicamente a los monjes (de clausura), con el turismo cultural, siendo la joya el Panteón Real de los padres de la Reina Isabel la Católica, Juan II e Isabel de Portugal.

cartuja de miraflores_burgos_patrimonio_ruta no turistica_atrio de entrada_reharq_patio de entrada

cartuja de miraflores_burgos_patrimonio_ruta no turistica_patio de entrada

Pero el origen de La Cartuja de Miraflores se remonta al año 1442 cuando el rey  Juan II de Castilla (1405-1454) dona a la Orden de la Cartuja un palacio de recreo, que fuera erigido por su padre Enrique III en 1401, para que lo habilitaran como monasterio.
Tal y como ocurrió en multitud de edificios de esta época, un voraz incendio lo arrasó y no resurgió hasta el reinado de Isabel la Católica, la gran promotora del monasterio.

EL SEPULCRO DE JUAN II E ISABEL DE PORTUGAL

Una vez atravesado el atrio de la iglesia, y con un golpe de vista que atraviesa la estancia de los fieles y el coro de los hermanos, sabes que algo alucinante aguarda. Se trata de un sepulcro exquisito de alabastro, el sepulcro de los
padres de Isabel la Católica.
cartuja de miraflores_burgos_patrimonio_ruta no turistica_estancia de los fieles
cartuja de miraflores_burgos_patrimonio_ruta no turistica_estancia de los fieles_sepulcro real
El Panteón Real ocupa el centro del presbiterio de la Cartuja y fue realizado entre 1489 y 1493 por Gil de Siloé. Muestra las efigies reales de Juan II de Castilla e Isabel de Portugal en la cara superior, mientras que un complejo
programa iconográfico envuelve la base desplegándose un gran número de figuras alusivas a la muerte y a la redención, con unas calidades táctiles exquisitas, permitiendo la definición de telas, carnes y decoraciones vegetales.Además, la insólita forma de estrella de ocho puntas que adopta la composición puede relacionarse con una proyección volumétrica de una bóveda gótica estrellada. 
Desde
el punto de vista del espectador, aunque comprensible, las rejas que lo
protegen dificultan la percepción de algunos detalles. Aunque lo ideal sería
otear el sepulcro, se agradece la foto cenital y a tamaño real situada a un
lado del sepulcro.cartuja de miraflores_burgos_patrimonio_ruta no turistica_sepulcro_retablo
EL
RETABLO MAYOR DE LA IGLESIA.
El
festival de admiración continúa de la mano del retablo mayor que se alza
majestuoso al fondo del presbiterio de la iglesia de La Cartuja. Con esculturas
de Gil de Siloé y policromado por Diego de la Cruz se realizó en tres años, de
1496 a 1499, y tuvo un costo de 1.015.613 maravedís (algún voluntario que lo
convierta en euros? ;-), cantidad bastante superior al coste de los sepulcros
de los Reyes e Infante (de menores dimensiones pero igualmente bello y puede apreciarse desde otra perspectiva, más cercana, más de tú a tú y sin verja que
interfiera en el ángulo de visión).
cartuja de miraflores_burgos_patrimonio_ruta no turistica_retrablo real
Lo que cabo de contar en poco más de 500 palabras nos llevó más de una hora, ninguno
quería salir del presbiterio. Pero tampoco era plan de acampar allí. Así que
seguimos nuestra ruta por la sacristía, las salas de exposiciones, la capilla de
San Bruno…
Y es
que en La Cartuja de Miraflores, sin obviar su carácter histórico religioso,
sus gestores han querido darle un giro. No hay un precio establecido para
entrar, uno paga a la salida lo que buenamente pueda o acorde a sus estándares
de calidad de una visita como esta. Los trabajadores son jóvenes y alegres. Y
con cara de que les gusta su trabajo. Y hasta tuitean 😉 Y no solo usan su
timeline para relacionarse con el resto de instituciones, lo hacen para
intercambiar impresiones con su público. Qué cosas. Tan de sentido común y tan
poco puesto en práctica en la mayoría de enclaves patrimoniales de estas
características.cartuja de miraflores_burgos_patrimonio_salas exposicion_difusión preventivacartuja de miraflores_burgos_patrimonio_ruta no turistica_salas exposicion_difusión preventiva
*Eso
sí, el cartelito de no flash everywhere is too much. Por alguna extraña razón me
he debido de creer que  en inglés suena
‘menos ofensivo’ pero de verdad, lo digo desde el cariño. Pequeñas mejoras en ‘difusión preventiva‘ hacen las visitas un lugar más amable y no por ello menos
respetuoso.
TU A BOLIVIA Y YO A ESPAÑA.
Soy
de las que piensa que el lugar donde tienes una cita es, como mínimo, el 80 %
del éxito del encuentro.Cinthia y yo nos conocimos en Zaragoza hace dos años,
ambas fuimos seleccionadas por la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI)
para representar a nuestros países (Bolivia y España respectivamente, y junto a otros 17 cracks) en un campus de industrias culturales. Y cuando
me dijo que volvía a España… podíamos haber quedado en un Vip’s a comer unas
tortitas (ÑAM) pero no.La catedral de Burgos fue testigo de aquel esperado
encuentro. Lo que ocurrió después, es la historia que acabo de compartir… 😉
cartuja de miraflores_amigas_reencuentro
vía Cinthia
La
Cartuja de Miraflores nos resultó un enclave patrimonial con solera, con
historia, con una exquisita rehabilitación… Y con todo el respeto que se
merece el pasado, ha puesto el foco hacia el futuro.
Yo, volveré seguro. Y tú, ¿ya la conocías?
P.
D.1: Si deseas conocer con el máximo rigor histórico todos los entresijos
artísticos de la Cartuja de Miraflores, te remito al blog de mi amiga Sira, de
Viajar con el arte: pura delicia.
P. D.2: Además, y de primera mano, puedes complementar con parte de los estudios y proceso de restaución de panteón real gracias a Mariche y su Ermitiella.
P.
D.3: Esas cuatro personas que encabezan el relato somos Chechu, Álvaro, Cinthia
y yo. Directa o indirectamente les he conocido gracias a reharq* por lo que vosotros -las personas que estáis detrás de la pantalla, las mismas que me habéis
escrito preocupándoos por mí en este receso bloguero casi se extiende
a Navidad- YA ME VALE) sois quienes me habéis impulsado a retomar algo que tanto
me flipa: el placer de escribir por escribir mientras diverfundo el patrimonio.

 
 ¡Seguimos el martes que viene! Palabrita.

 

Fotos por reharq* en  julio 2016 salvo especificación en pie de foto.
Fuentes consultadas: web La Cartuja de Miraflores.
Valoro los trabajos de investigación, las fotografías y las opiniones de los demás como si fueran las mías. Por eso siempre, nombraré y recomendaré la fuente, en el caso de que me base en material que no sea de mi propia autoría. ¡Haz tú lo mismo si tomas contenidos de este blog! 🙂
¡COMPARTE CON EL MUNDO EL PATRIMONIO DEL BUENO! GRACIAS! 😉
20 comentarios
  1. Sira Gadea
    Sira Gadea Dice:

    ¡Por fin! ¡Qué vuelta tan largamente esperada! ¡Y con la Cartuja! A veces resulta difícil de entender que monumentos de este calibre sean desconocidos. Alguien me comentó que es que la sombra de la catedral de Burgos es alargada, pero ni aun así lo entiendo. Me encanta que la hayas elegido para volver, mejor imposible. Y mil gracias por la mención a "mi niño bonito". Un beso fuerte.

    Responder
    • libe
      libe Dice:

      Gracias por tus palabras, Sira.

      Tu 'niño bonito' es ya un adolescente rebosante de sabiduría y de experiencia al que era inevitable no mentar hablando de La Cartuja.
      Lo de que lugares como estos no sean muy conocidos, en el fondo, es 'una suerte' para aquellos que nos gusta disfrutar de los detalles del arte y los espacios.
      Un fuerte abrazo.

      P.D.: Una de los momentos importantes que noviembre me ha dado ha sido poder conocerte en persona. Eso que nos llevamos! 😉

      Responder
    • libe
      libe Dice:

      Las tortitas de vips hubieran alegrado nuestro estómago cosa buena. No hay duda.
      Pero este día en La Cartuja nos alegró el alma, la amistad y nuestra profesión!

      Escribiendo el post lo reviví y pensé en lo afortunados que fuimos en conocernos los 17 en Zaragoza.
      Somos un equipazo internacional, supertrabajador y motivado. Seguirán saliendo ptoyectos de encuentro, al tiempo…

      Abrazo transoceánico!

      Responder

La sección de comentarios es toda tuya

A mí también me encantará leerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *