Por primera vez desde que existe reharq* no seré yo quien esté tras el post de hoy.

Adrián Carretón, arqueólogo y autor de uno de los blogs con más reconocimiento en el ámbito de la arqueología me propuso esta colaboración… algo así como un ‘Tú a arqueoblog y yo a reharq*’ (que no a Boston y a California) y, por supuesto, dije SÍ.
Así que hoy ‘mi patrimonio divertido’ campará a sus anchas en arqueoblog con un post sobre los restos arqueológicos de la Sinagoga de Lorca (Murcia) (que podéis leer haciendo clic sobre el enlace) y Adrián nos trae a reharq* un post sobre la relación entre la arqueología y la arquitectura.

Una de las cosas más fantásticas que el blog me reporta, es conocer a personas con un gran talento. Adrián es, sin duda, uno de ellos. Os dejo con su post, ¡disfrutadlo! 1. reharq_restos sinagoga lorca murcia_restauración_arquitecto paco jurado silvia fuentes

ARQUEOLOGÍA DE LA ARQUITECTURA.

 

Cuando pensamos en Arqueología
nos viene a la cabeza irremediablemente el campo, tierra, pico y pala, piedras
y  “ruinas”. Pero la Arqueología tiene
muchas vertientes. El método
arqueológico
puede ser utilizado en muy diversas situaciones. Es el caso de
la Arqueología de la Arquitectura
que tiene por objeto el estudio de esos edificios y monumentos del pasado con
un claro perfil artístico e histórico.
Imagen del post ‘La muralla de madera de cedro de Vitoria’


Un edificio es a su vez un
monumento
, por su
belleza y significado, y un documento
histórico
por la cantidad de información que de él podemos obtener del pasado.
Además puede considerarse un objeto material. De hecho lo es; un objeto
material inmueble que forma parte de una cultura, de una sociedad y con un
significado característico.

 

Al igual que los objetos enterrados en un yacimiento, los edificios nos hablan, nos susurran al
oído qué son, lo que han sufrido a lo largo de su vida, cómo han evolucionado y
por qué son como son
. Como testigo directo de su tiempo, nos ofrecen una
gran u valiosa información histórica. Por esto, es considerado una fuente de información parala Arqueología, que aborda su
estudio con técnicas propias de la materia.
Pero con matices. Sí. No podemos enfocar el estudio de restos
arqueológicos enterrados como lo hacemos con los edificios en pie. Unos se
encuentran bajo tierra y otros en superficie. Sin embargo, y pese a esta
evidente (y gran) diferencia, ambos
restos materiales se encuentran sujetos a los principios de estratigrafía
arqueológica
estipulados por EdwardHarris. Pero con matices.
La Ley del PatrimonioHistórico Español legisla a favor de la conservación de los edificios
históricos:
Se
debe conservar, consolidar y rehabilitar los edificios y monumentos históricos
evitando la reconstrucción

 

 

OBJETIVOS DE LA ARQUEOLOGÍA DE LA ARQUITECTURA.

 

¿Y para qué estudiamos un edificio dese el punto de vista de la
Arqueología? Pues como he comentado al principio, un edificio es un documento histórico en sí mismo que puede
otorgarnos una gran información de su
Historia
estableciendo una secuencia
cronológica de los elementos
que lo forman. Su época, su técnica
constructiva, el material utilizado, las herramientas, la decoración, los
grabados, etc.
Además, con el estudio en profundidad de la evolución del edificio
se podrán establecer medidas de
conservación y restauración
que junto con la Arquitectura permitirán que el
edificio perdure aún más en el tiempo.

 

 

LA ESTRATIGRAFÍA APLICADA A LOS EDIFICIOS.

 

Antes de que leas esto te recomendaría que leyeras el artículo
sobre la estratigrafía de
Arqueoblog
. Así te será más sencillo comprender las peculiaridades de la estratigrafía aplicada a la Arqueología de la
Arquitectura
. Si no te lo lees entero, al menos quédate con la ley
principal de la estratigrafía, que dice lo siguiente:
Lo que está más abajo es más antiguo de lo
que está arriba
.

 

Ésta, conocida como la ley
de superposición
, nos indica que conforme
excavamos en un yacimiento arqueológico viajamos hacia el pasado
yendo de
lo más moderno hacia lo más antiguo. Pues bien para los edificios no se cumple
del todo. Ya te he dicho que hay que tener en cuenta algunas peculiaridades.
-¿Y cuáles son, pesado?- te estarás preguntado. Venga, no te hago esperar más y
te digo:

 

  • No es más antiguo lo que
    está más abajo
    ni más
    moderno lo que está más arriba.
  • El edificio es una realidad
    en tres dimensiones
    . Ocupa
    un espacio vertical (hacia arriba), horizontal (a lo ancho) y tiene
    profundidad.
  • El edificio en pie es un
    ente vivo
    . Es un
    testimonio directo de la historia y sobre ello se puede observar el paso
    del tiempo y las diferentes modificaciones que habrá sufrido, bien sea por
    renovación, reparación o restauración, esas huellas permanecen indelebles
    en sus muros.
  • Si en
    arqueología de campo diferenciamos cada elemento arqueológico como unidad
    estratigráfica, en la arqueología
    de la arquitectura
    , cada elemento diferenciado recibe el nombre de Unidad Estratigráfica Muraria (UEM) y
    cuenta con una ficha ligeramente diferente a la que se utiliza para
    recopilar la información de las UE’s de un yacimiento. (en la foto,
    ejemplo de las diferentes UEM’s de una fachada)

 

vía Margarita de Alba Romero, El Castillo de Chipiona (Cádiz)

 

Por consiguiente, cada revestimiento, cada retoque o modificación del estado original y primario del edificio
se considera una UEM
y con ellas, al igual que las UE’s, pueden
establecerse relaciones estratigráficas
para conseguir así una lectura histórica del mismo con cronologías relativas.
Ahora bien. Si te parece que el estudio estratigráfico de un
yacimiento es complejo (que para mi lo es) no te puedes hacer una idea de lo
difícil que es el de un edificio. He de decir que en mi vida profesional no me
ha tocado nunca pelearme con la estratigrafía de un edificio con lo que sólo
puedo contarte la (¡tortuosa!) experiencia de mi época como estudiante. Nunca
atinaba a establecer la estratigrafía correcta. ¿Dónde empieza una UEM y dónde termina? ¿Son iguales las del interior y
las del exterior? ¿Cuál va antes?

 

En definitiva el papel del
arqueólogo
consiste en documentarse
bien sobre la historia del edificio, trabajar
estrechamente con la arquitecta
para mantener la originalidad del inmueble evitando destruir los materiales originales.
Esto se consigue a través de la restauración y consolidación. Una vez
recuperado el edificio es recomendable otorgarle una utilidad social, como en
el caso de la Biblioteca en Escuelas Pías, que revitalice el entorno. En definitiva
recuperar un bien para su disfrute.
En reharq* no practico ni creo en ‘el corta-pega’. Valoro los trabajos de investigación, las fotografías y las opiniones de los demás como si fueran las mías. Por eso siempre, nombraré y recomendaré la fuente, en el caso de que me base en material que no sea de mi propia autoría. ¡Haz tú lo mismo si tomas contenidos de este blog! 🙂
¿TE HA GUSTADO? ¡COMPÁRTELO!
1 comentario

La sección de comentarios es toda tuya

A mí también me encantará leerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *