viernes, 11 de noviembre de 2011

Teatro Campos (3/6): Entre bambalinas.

Sean todos bienvenidos  al  interior del Teatro.
Si os hablo con sinceridad, hubo algo que ‘me chirrió’ a la vista (¡aunque no por ello me disgustó!) nada más entrar, por primera vez, en la sala escénica tras la rehabilitación:
¿y ese color verde?


imagen: elcorreo.es



Lo cierto es que me había imaginado una sala de granates y dorados brillantes (de ahí el shock… ). Cuando supe que la rehabilitación había sido totalmente fiel a su decoración pictórica y a los cromatismos de la época (1902);  y que desde entonces,  hasta ocho capas de pintura de distintos colores se habían superpuesto sobre las paredes de la sala... me pareció tan fascinante el argumento y la idea de ‘volver a los orígenes’, que aquel ‘color verde’, dejó de ‘chirriarme’ a la vista ipso facto.
Me comentaron que antes del último cierre del teatro, sus paredes sí eran granates. Yo no tuve ‘la suerte’ de verlo antes de la rehabilitación; ya que en los tiempos en los que la curiosidad por estos edificios y sus espectáculos ‘crecía en mí’, yo estaba en mi adorada San Sebastián.
Allí pude visitar en numerosas ocasiones, antes y después de su rehabilitación, el “Teatro Victoria Eugenia”.  Si el tiempo me acompaña (y no me refiero al meteorológico…) me encantaría estudiarlo y hablaros (escribiros) de él en el blog.


La rehabilitación del teatro Campos, fue de ‘gran envergadura’.
Donde realmente se llevó a cabo una difícil intervención fue en la estructura, entre otras acciones (ver la interesantísima entrevista a Eloy Martínez Vivas), hubo que renovar y/o reforzar algunas de las piezas afectadas por la corrosión (se descubrió que la estructura era de acero cubierta de yeso y que éste llegó a oxidarla) y dimensionar una nueva estructura que ‘soportara’ las ampliaciones del nuevo teatro.  Así, por ejemplo, se reforzó  la  estructura adintelada de grandes celosías metálicas construida por Jesús Aldama en 1992 para la ampliación en vertical sobre la cúpula.

También me gustaría destacar que tuvo cierta complicación adaptar un edificio bicentenario a las exigencias de seguridad actuales.
Durante el transcurso de las obras surgieron, además, dificultades técnicas «imprevistas» en el proyecto inicial, como, por ejemplo, el momento (apenas dos años antes de la inaguración) en el que 'se pudo reformar' la espectacular cúpula que preside la sala de butacas.


Como ya ocurría antiguamente, el patio de butacas podrá quitarse, pero en post de la tecnología, ahora, los butacas estarán automatizadas. Así, el escenario podrá 'invadir' parcial o totalmente las localidades, proporcionando a la sala una gran polivalencia. Os muestro un vídeo (‘13 segunditos de nada’) de la empresa que llevó a cabo la instalación de estas ‘butacas retráctiles:


Además, un 'peine robotizado' permitirá controlar a distancia los elementos escenográficos y los sistemas de iluminación, favoreciendo el aprovechamiento del espacio.


¡Y por fin, el 11 de Marzo de 2011 el ahora ya ‘Arteria Teatro Campos Elíseos Antzokia’, abrió sus puertas¡

Ay… pero después de inauguraciones varias y bastantes conciertos/espectáculos, las quejas de los vecinos, por superar los decibelios permitidos no se hicieron esperar (si ya hemos comentado antes que “[…] tuvo cierta complicación adaptar un edificio bicentenario a las exigencias de seguridad actuales.”).
La solución que el director del Teatro apuntó, antes de colgar el cartel de ‘cerrado por obras’, fue imponer unos ‘limitadores de sonido’; razón por la cual algunos grupos de música decidieron actuar en otras salas de la capital.
Además, también ha propuesto potenciar los conciertos ‘a capela’… mira oye, como en 1902…



Fuentes: revista ‘Formas de proyectar’, estudio arquitectura ‘Santiago Fajardo’

En “Apuntes de Rehabilitación arquitectónica” no practicamos ni creemos en ‘el corta-pega’. Valoramos los trabajos de investigación, las fotografías y las opinones de los demás como si fueran las nuestras. Por eso siempre, nombraremos y recomendaremos la fuente, en el caso de que nos basemos en material que no sea de nuestra propia autoría.



Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

ShareThis