viernes, 11 de noviembre de 2011

Antonio López

Un genio.
Además, del post puramente arquitectónico sobre la restauración y ampliación del Museo de Bellas Artes de Bilbao, me gustaría hablaros del motivo que me llevó hace unos días a visitarlo.


A veces ocurre, cuando vas a una exposición, que olvidas el motivo (el contenido) que fuiste a ver, y te entretienes con el continente, esto es, el edificio.  Pero en el caso que nos ocupa, no fue así.
Fue, entrar en la sala de exposiciones  itinerantes  del Museo de Bellas Artes de Bilbao, dedicada a Antonio López, y me pareció tan real, espectacular, enriquecedora  y  divertida, que poco importó dónde estuviera expuesta. Sus obras  llenaban los espacios, el tiempo, los salas, articulaban los visitantes… sencillamente, asombroso.


Ha sido en esta segunda visita a la exposición (con una ‘sola mirada’ no basta…) cuando, tras recorrer toda las obras, me senté a ver un vídeo donde diferentes artistas, e incluso, el propio Antonio López hablaban sobre las obras. Me pareció tan ameno y lleno de opiniones constructivas, que tomé unos pequeños ‘apuntes’ para incluirlos en el blog.


Desde su estudio, con chaqueta granate y camisa blanca, así inaugura el vídeo Antonio López:  
“Pues yo pienso que la pintura, la escultura, el dibujo… se unen, están…
podrían formar una sola unidad”.

Sin duda, entre todos los expertos (director galería de arte, dramaturgo, catedrático, pintor, director de cine…) que hablaban sobre este artista de obras contemporáneas, me quedo con la delicadeza, inteligencia y coherencia con la que exponía sus opiniones María López, hija del artista, además de co-comisiaria de la exposición. Sin duda era la que mejor explicaba la ‘obsesión’ de su padre  por la ‘perfección’: nunca tiene prisa, y rara vez considera el cuadro como ‘acabado’.

Especialista en retratar con experta objetividad espacios neutros, lugares cotidianos, sin luz solar, con luz eléctrica, muy  actuales (en muchas ocasiones, tristes y desalmados). Además, pinta objetos de la vida diaria, con sumo detalle…  con una realidad asombrosa desde el punto de vista del arte.

Antonio López_Taza váter y Nevera nueva
título: Taza de váter, 1968-71                                                  título: Nevera nueva, 1991-94





Comenta  que el pintar con tanto detalle, requiere una concentración/búsqueda de sentimientos que se debe buscar en la soledad/silencio del estudio, pero que él amaba el modelo-calle. Intenta recrear la visión que tuvo en el momento que empezó la obra; y dado que lleva muchos proyectos a la vez (pintaba al aire libre: el tiempo, las estaciones, la luz le organizan) y que muchos de sus modelos no son perennes intenta recrear la visión que tuvo en el momento en que el empezó la obra. Considera, como los ‘impresionistas’,  que la luz es el motor de la naturaleza, y en torno a ella, planifica cuándo llevar a acabo sus obras.

La Gran Vía fue uno de sus lugares fetiches, y donde ha pasado muchas horas de su vida pintando. Explicaba que, dado que recientemente ha pintado desde un piso con ‘vistas a la Gran Vía’, es como si estuviera realizando un vuelo ‘como un insecto’ al haber variado el punto de pista: desde la propia acera hasta un quinto piso.  
_Antonio López_Gran Vía
título: Gran Vía, 1 de agosto, 7:30 horas, 2009-11 y título: Gran Vía, 1974-81


 
Al observar estos cuadros, sientes que son obra de alguien que conoce y siente la ciudad. Además, éstos  van sufriendo ampliaciones (‘trozos de lienzo’) según evoluciona la obra/conforme pasa el tiempo. Esta ‘meticulosidad extrema’,  le llevó a pintar algún edificio en, tanto o más tiempo del que se tardó en construirlo. Sin duda, estos retratos de ciudades, son los cuadros que más me fascinan. Pese a que ‘hay varios similares’, él sostiene que  ‘no hay series, si han surgido cuadros parecidos, ha sido una coincidencia’…
 
_Antonio López_Madrid desde Torres Blancas
título: Madrid desde Torres Blancas, 1974-82


Es un enamorado del dibujo, pues lo considera un viaje con muy pocos elementos, una forma simple y primigenia de describir el mundo que nos rodea; además de considerarlo ‘el primer paso hacia una escultura’.
En la exposición, se pueden encontrar, entre otros, varios dibujos sobre membrillos, incluso algunos con el papel cebolla que formó parte de su proceso. Así, existe un película ‘El sol del Membrillo’, que consiste en la grabación durante la creación del cuadro.

El 'Sol del Membrillo', dirigido por Víctor Erice

Habla ‘alegremente’ de las réplicas, de las copias entre artistas… comenta cómo Rubens le copió a Tiziano, y como él defiende ‘la copia entre artistas’, pues el copiar te lleva a una observación permanente del prototipo, dándole una oportunidad y una entrega  que, de otra manera, nunca le dedicarías. Comenta con pasión, cómo copió dos cabezas griegas, cómo se aprendió cada una de sus arrugas y cada uno de sus pliegues…


Antonio López, un genio.



Fotos por reharq*

En reharq* no practico ni creo en ‘el corta-pega’. Valoro los trabajos de investigación, las fotografías y las opinones de los demás como si fueran las mías. Por eso siempre, nombraré y recomendaré la fuente, en el caso de que me base en material que no sea de mi propia autoría. ¡Haz tú lo mismo si tomas contenidos de este blog! :-)
¿TE HA GUSTADO? ¡COMPÁRTELO!

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

ShareThis